Desde la expedición de la ley 1116 de 2006, se creó para los comerciantes y empresarios del territorio nacional y las sucursales de empresas extranjeras, la posibilidad de realizar Acuerdos de Reorganización Empresarial con sus acreedores, brindándoles la posibilidad a quienes tuviesen negocios que fueren viables económicamente enfrentar situaciones de insolvencia transitoria, o por el contrario poder llegar a una liquidación que pusiera fin a las obligaciones adquiridas por el deudor.

Nuestra firma conoce a fondo la problemática comercial y empresarial en cada una de las regiones en donde tenemos nuestras oficinas, es por ello que garantizamos a nuestros clientes una atención personalizada y especializada, para que acogiéndose a un procedimiento judicial o extrajudicial de reorganización, puedan lograr sobrepasar la crisis a la que se están enfrentando por falta de atención de sus obligaciones.

Si usted es comerciante o integrante de una sociedad comercial puede optar por este procedimiento y lograr normalizar y cancelar sus obligaciones con entidades financieras, proveedores, arrendadores, entidades territoriales y la DIAN entre otros, de una manera que se ajuste a sus posibilidades.

VER PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE EL RÉGIMEN DE INSOLVENCIA DE LOS COMERCIANTES